Amazonía. Pueblos de selva – Museo Nacional de las Culturas – INAH – Conaculta

-

"Cuervo el Transformador" Costa del Noroeste de Norteamérica

SERVICIO SOCIAL

¿Te interesa realizar tu servicio social o prácticas profesionales?
Llama al 55-42-16-24 ext. 104
[email protected]

EXPOSICIÓN

AMAZONÍA. PUEBLOS DE SELVA

  • La muestra reúne gran número de ejemplos de cestería, instrumentos de caza y agrícolas, ornamentos, amuletos y arte plumario de la región
  • Se divide en introducción y seis ejes temáticos en más de 300 metros cuadrados
  • Estará abierta al público hasta el 31 de mayo de 2015, en el recinto de Moneda 13, Centro Histórico. Entrada gratuita de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas

La exposición Amazonía. Pueblos de selva, que reúne más de un centenar de objetos confeccionados por pueblos indígenas que habitan en la cuenca hidrográfica más grande del mundo, se inaugura el miércoles 17 de diciembre y podrá ser disfrutada hasta el 31 de mayo de 2015, en el Museo Nacional de las Culturas, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Producto de una investigación de varios años, en los ricos acervos que conserva el Museo, y curada por la maestra Raffaela Cedraschi, la muestra está integrada por 137 piezas o lotes, tales como instrumentos de caza, pesca y labranza, cestería, ornamentos, objetos rituales y arte plumaria de la región, organizados en una introducción y seis ejes temáticos.

Geográficamente la Amazonía, explicó la curadora, es el valle de inundación más extenso del mundo, formado por las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, abarcando territorios de nueve países: Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana francesa.

Cedraschi señaló que el subtítulo de la exposición, Pueblos de selva, se refiere concretamente a los habitantes de esa extensa región que han sobrevivido por miles de años, pues existe registro de su presencia desde hace 15 mil años. Señaló que estos pueblos han desarrollado un “profundo conocimiento del medio”, lo que los ha llevado a ser expertos usufructuarios manteniendo el equilibrio entre la población y los recursos.

Dijo que los habitantes de la Amazonía “se agrupan en aldeas o comunidades de individuos ligados por lazos de parentesco dedicados a la caza, la pesca y la recolección, combinadas con el cultivo de huertas o pequeñas parcelas, en las tierras altas. Habitan también en comunidades multiétnicas y poblados mestizos, sobre todo cerca de los ríos”.

Sobre la procedencia de las piezas que conforman la exposición, Cedraschi destacó que la mayoría forma parte de los acervos del Museo Nacional de las Culturas, no obstante, 13 de ellas fueron prestadas por el hijo del Embajador José Antonio González de León, quien representó a México en Brasil de 1987 a 1989.

Rico muestrario cultural

El objetivo de Amazonía es mostrar que, empero la gran diversidad silvestre, zoológica y humana, existen elementos compartidos por la mayoría de los pueblos amazónicos, así como el empleo de los recursos naturales y la conservación de las especies que constituyen los productos de caza, pesca y recolección. Esto y la poca fertilidad del suelo causan una baja concentración demográfica, además de la corta permanencia en las aldeas, quizá también como mecanismo de defensa en contra de las incursiones extranjeras.

El nomadismo periódico, abundó la curadora, es otra característica común entre estos pueblos; para algunos grupos, consiste en un desplazamiento cíclico a lo largo del año, alternando el sedentarismo en la época de lluvia con el desplazamiento a otro territorio de cacería en temporada de sequía. La mayoría de los grupos, sin embargo, cambia completamente de asentamiento cada cuatro o cinco años, tiempo óptimo de permanencia para que no se causen daños irreversibles al entorno.

La muestra en el Museo

La exposición Amazonía… se divide en seis grupos temáticos, a saber, Introducción; El don de los pájaros; El don de las serpientes; Imitación de la selva; El silencio del cazador; Materiales de la selva y Entre dos mundos, las cuales abordan aspectos como los mitos y creencias, formas de organización, el uso de las plumas de aves para ornato y rituales, caza, pesca y recolección, así como el uso de los materiales orgánicos que provee la selva para la sobrevivencia.

El don de los pájaros está dedicada al arte plumario, una de las manifestaciones artísticas más expresiva de los pueblos amazónicos, pues conjuga las plumas de aves, materia prima de incomparable belleza, un perfecto dominio de los procedimientos técnicos y un sentido estético altamente desarrollado.

En esta sección se muestran tocados, diademas, cinturones, collares, resplandores y otros adornos realizados con plumas de aves como tucanes, pericos y otras especies exóticas. Se incluye un “Pectoral y aro emplumado”, que fue elaborado con pieles de tucán, cosidas con fibra vegetal, proveniente de Ecuador.

En Imitación de la selva se abordan las técnicas agrícolas de la región, como la quema periódica de la vegetación, que imita las características del ecosistema selvático. Así como los cultivos de la mandioca amarga o dulce —del guaraní mandiog—, conocida también como yuca, que constituye uno de los alimentos principales de la dieta amazónica. En esta sección se exhiben piezas como ralladores, morteros y exprimidores que se utilizan para extraer el jugo tóxico de la yuca amarga.

En el Don de la serpiente, se muestra la organización social de los pueblos y la división de las tareas entre hombres y mujeres. Se incluyen ejemplos de cerámica y cestería, éstos últimos realizados con bejucos, cortezas, hojas de palmeras y diferentes fibras vegetales presentan diferentes formas, tamaños y técnicas de elaboración con base en su uso. Siguen una técnica de tejido que da como resultado patrones establecidos, tales como cuadrículas, hexágonos, arcos, trenzados, retorcidos y variantes de estos.

El silencio del cazador ilustra las habilidades necesarias para la caza y la pesca; sin embargo, la importancia de cada una de ellas varía según el grupo y la región. En general, la caza es colectiva, con excepción del shaman que va solo en búsqueda de animales y plantas necesarios para sus rituales.

Actividad casi exclusiva de los varones, son muy especializadas las técnicas de acecho, rastreo y colocación de trampas para capturar animales vivos por sus plumas o para ser consumidos más tarde. El arco y la flecha o el arpón para peces de mayor tamaño, son las armas más empleadas por su potencia y precisión. En la muestra se incluyen arcos, cerbatanas, carcaj y flechas ligeras, las cuales están rematadas con plumas que les dan mayor precisión.

En la sección titulada Entre dos mundos, aborda el papel shaman, a quien se atribuye el poder de “viajar” entre los dos mundos, así como la capacidad de interpretar y manipular los signos y mensajes del ámbito espiritual, ya sea en caso de enfermedades físicas o mentales, o bien de calamidades que afecten a toda la comunidad, como epidemias o ataques de brujería.

En la muestra se incluyen objetos rituales como amuletos y máscaras, maracas y sonajas para ceremonias, así como dos ejemplos de Tsantsas o cabezas reducidas que, según el sistema de creencias jívaro, son consideradas como trofeos porque encierran la muisak o el alma del guerrero muerto en batalla.

Amazonía. Pueblos de selva
Hasta el 2 de agosto de 2015.
Entrada gratuita de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas.
Mayor información: 5542-0422 / 0484-1097, exts. 113 y 104.